lunes, 13 de abril de 2009

TU AUSENCIA

Hay en lo más recóndito de mi mente,
inmersa, una nebulosa sin disipar,
parodiando cual infierno de Dante,
tengo una duda difícil de disipar.

Esta soledad que siento en compañía,
esas ganas de correr y no parar,
la ausencia de paz que mi ser ansía
y unas ganas inmensas de llorar.

No se si vivo, sueño, corro, grito,
haga lo que haga no hay claridad,
hasta a mis amigos cercanos evito,
me siento perdido en la orfandad,

Con mis ojos grises, al cielo imploro,
que me de una seña y me diga como,
que si es por amor, hasta me enamoro,
y una respuesta espero con aplomo...

Años ha que todo ha cambiado,
hoy la dicha en mi alma vive,
por que mi Dios camina a mi lado,
y por mi alegría siempre se desvive.

Señor y padre mío, hoy te puedo decir,
que eso que mi corazón sentía,
y que mi alma terminar ansía,
era Padre la ausencia de ti.